Durante las primeras clases no tienen que diferenciar la octava exacta en el registro del piano.

Ellos creen que sólo están jugando. Sus padres y nosotros sabemos que están entrenando el oído mientras relacionan cada nota con su tecla en el piano.

En las primeras clases sólo tienen que ver el símbolo de la nota, escuchar el sonido y relacionar ambos con las teclas del piano. Más tarde tendrán que discriminar alturas exactas y saber en qué octava del piano se encuentra cada sonido que escuchan.

Ian, a la derecha, estudia Viola en un Conservatorio de Madrid. Por suerte, tenemos a su hermano pequeño, Malcom, para poder repetir la experiencia docente. 

La razón por la que están juntos en un piano es que se trata de un "momento concurso". Por mucho que queramos evitarlo, a los niños les gusta competir. Durante su tiempo de clase, cada niño tiene su ordenador y su piano.

Con este juego, parte del Método SoftMozart, se cubren muchos aspectos del entrenamiento auditivo que ya no existen en la Educación General Básica. 

La eficacia de un buen método informático como apoyo en el aprendizaje del piano depende directamente de la profesionalidad de los profesores que lo utilicen. 

Sólo un profesor con experiencia y con los objetivos de su enseñanza claros es capaz de ver todas las posibilidades que ofrece una aplicación como la del video.